Camino viejo, nubes blancas

 


Meditando con el libro “Camino viejo, nubes blancas” por el maestro zen Thích Nhất Hạnh

 

El libro habla de la vida del Buda, y cualquiera que lo lea puede sentir lo que es correcto y lo que es correcto. Las enseñanzas budistas son analizadas por el autor, fáciles de entender, fáciles de comprender.

Casi todas sus obras atraen la atención no solo de los budistas, sino también de muchos lectores, de todas las edades, profesiones y religiones. La obra de Thích Nhất Hạnh The Old Road with White Clouds puede considerarse como una novela sobre la vida de Buda, que, en el libro, el autor llama Buda. Buda es una transliteración del sonido de Buda en sánscrito.

A través del libro, el maestro Thích Nhất Hạnh ha rediseñado parcialmente la vieja escena:

La vida del Buda se cuenta a través de los ojos del niño búfalo Svasti, quien, después de ser ordenado, se convirtió en discípulo del Buda. Una vez, Svasti ofreció hierba del árbol bodhi al Buda durante 49 días antes de alcanzar la iluminación. Esta puede ser una perspectiva diferente del autor en comparación con muchas personas que hablan sobre el Buda.

A través de los ojos de un niño, todo se contará con honestidad, inocencia, sin nada que ocultar. El Buda apareció, ante todo, no como un dios, sino como una persona sencilla, que vivía y soñaba como muchas personas. El sueño del Buda era beneficiar a todos los seres.

La obra está dividida en 81 capítulos, en cada capítulo hay escenas antiguas, los pueblos antiguos cobran vida. Las enseñanzas budistas se expresan con facilidad y claridad. Las prácticas de los antiguos monjes, o la forma de meditación, también están inteligentemente integradas por Thầy.

La historia se desarrolla de forma natural, sin presiones, tal parece que podía haber sido alguien que vivía junto al Buda para poder escribir con tanto detalle e interés.

Hablando de este libro, el maestro zen Thích Nhất Hạnh escribió una vez: "Recuerdo que escribí el “Camino Viejo, Nubes Blancas” en la tienda de Upper Hamlet. En ese momento no había calefacción central, solo había una chimenea de leña en la habitación y hacía mucho frío. Con mi mano derecha escribo y mi mano izquierda se extiende sobre la chimenea. Escribí los capítulos con mucha alegría.

A veces me levanto para hacer té para beber. Cuántas horas al día para escribir es como sentarse y tomar té con el Bendito. Y sé de antemano que quien lee estará muy feliz porque cuando escribo, también estoy teniendo mucha felicidad. Escribir no es una labor agotadora sino una gran alegría. Es un proceso de descubrimiento. Hay pasajes que encuentro difíciles de escribir, como el pasaje de la conversión del Buda a los tres hermanos, el Sr. Kashyapa.

El documento a menudo dice que Buda salvó a esos tres hermanos con sus milagros, pero cuando lo escribí, no dejé que Buda usara milagros, sino que dejé que Buda usara su compasión y sabiduría para salvar a su padre. El Buda tenía mucha sabiduría, mucha compasión, ¿por qué el Buda no la usó, sino que tuvo que usar poderes sobrenaturales? Y tengo la firme convicción de que podré escribir ese capítulo. Este capítulo fue uno de los más difíciles, pero al final lo logré. El segundo capítulo más difícil trata sobre el regreso del Buda para visitar a su familia. Ya se ha convertido en un Buda, se ha iluminado por completo, pero cuando visita a su familia, todavía es un hijo de su padre y de su madre, todavía un hermano, esposo y padre.

“¿Cómo escribir para que el Buda aún conserve su humanidad? Si lo lees de nuevo, verás que el Buda vino a casa de visita de manera muy natural. La forma en que tomó la mano de su padre desde fuera, la forma en que trató a su hermana, la forma en que trató a Yasodhara y Rahula, fue muy natural y descubrimos que el Buda es un ser humano, no un dios”.

"En la oscuridad, el bhikshu Svastika está practicando la atención plena de la respiración. Se sienta en posición de loto. Desde hace más de una hora, ha estado practicando así con atención. Aquí y allá en el Monasterio de Truc Lam, cientos de mendicantes también están practicando la meditación, ya sea a la sombra de bambú, o en pequeñas hojas esparcidas por todo el monasterio, intercaladas con arbustos de bambú verdes y saludables”.

Al leer este libro, aprendemos muchas cosas buenas del Buda, es decir, cómo hablar, cómo actuar, cómo interpretar la vida. Y, sobre todo, cómo meditar, cómo calmarse ante las fluctuaciones de la vida humana.

Entradas populares de este blog

:: Los diez movimientos conscientes

:: Manual para la plena consciencia

:: Sé libre donde estés I parte. Enseñanza de Thây en un correccional